Datos de la Hidrovía

Hidrovía
Paraguay - Paraná

La arteria integracionista de América del Sur

Es uno de los proyectos de mayor prioridad entre las instituciones relacionadas con la temática integracionista latinoamericana, la Hidrovía Paraguay-Paraná, con sus 3.440 kilómetros de extensión desde Puerto Cáceres, Brasil hasta el Puerto Nueva Palmira en Uruguay es el sistema hídrico que desde hace más de tres décadas está siendo reimpulsado por los gobiernos de Brasil, Bolivia, Paraguay, Argentina y Uruguay, como países integrantes de esta alternativa de flujo comercial que, entre otras virtudes, ofrece una salida soberana hacia los puertos más importantes asentados en aguas del Atlántico, con un medio de transporte mucho más eficiente, ambientalmente amigable y de costos más competitivos.

Embarcaciones que recorren la hidrovía

En su mayoría son los denominados convoyes o trenes de empuje con poco calado

Cada convoy es un grupo de barcazas arrastradas por un remolque de empuje. Una barcaza mide aproximadamente 12x48 y 16x60 metros con una capacidad de carga de 500 a 3.000 toneladas. Pero al pasar a formar parte de un convoy de 20 barcazas el tren de empuje puede medir hasta 300 metros de eslora por 60 metros de manga y su capacidad de carga podría llegar de 30.000 hasta 60.000 toneladas aproximadamente.

El remolcador de empuje promedio suele tener una fuerza de 5.000 HP (Caballos de fuerza, por sus siglas en inglés). Embarcaciones de este tamaño son utilizados entre Corumbá y la confluencia del Río Paraguay con el Paraná, a partir del Puente General Belgrano, el tamaño de los convoyes es libre hasta el Puerto San Martín, donde ya se encuentran embarcaciones de ultramar.

Debido a cuestiones regulatorias que encarecen e inviabilizan el aprovechamiento de esta vía natural de flujo de carga para Argentina, la mayor parte de los barcos que circulan por la Hidrovía llevan la bandera paraguaya o boliviana. De acuerdo a datos de distintos organismos internacionales, por la Hidrovía circulan anualmente más de 36 millones de toneladas anuales de carga comercial de las cuales la mayor parte son granos. Se espera que en las próximas décadas esta cifra se duplique. Bolivia transporta actualmente por esta vía cerca de 2,110 millones de toneladas métricas de su carga comercial, gracias a la influencia de Puerto Jennefer.

Flujo Comercial y Potencialidad de la Hidrovía

Entre los productos más transportados por la Hidrovía se encuentran la soya y derivados, seguido del hierro y combustibles

El territorio comprende un área con potencialidades únicas para el desarrollo integral de las regiones de los países que conforman el sistema de la Hidrovía, se produce principalmente soya y sus derivados, algodón, girasol, trigo, lino, mineral de hierro, manganeso y otros productos industriales y agroindustriales.

En cuanto a los volúmenes, el Programa Hidrovía Paraguay-Paraná, indica que la mercadería transportada desde Bolivia se multiplicó de 700 mil toneladas a 2.110 millones de toneladas año.

Sin embargo, pese a este aumento se estima que la Hidrovía aún opera con un tonelaje muy por debajo de su capacidad, actualmente se coordinan acciones para un mayor aprovechamiento de los recursos compartidos, de manera de alcanzar un incremento que podría duplicar el nivel actual de carga transportada para el período 2020/2025.

Eficiencia del Transporte Fluvial

El transporte fluvial se muestra como uno de los más económicos

A diferencia del transporte terrestre, sea por carretera o vía ferroviaria y más aún con el transporte aéreo, el transporte fluvial se muestra como una opción más competitiva en términos de impacto ambiental y consumo de combustible por km/recorrido.

Por otro lado, el transporte fluvial no alcanza ni siquiera a un tercio del precio del flete de transporte terrestre. Las ventajas son indiscutibles, tomando en cuenta la siguiente comparación: Un HP mueve 150 kilogramos de carga en camión, 500 kilogramos en ferrocarril, pero 4.000 kilogramos en una embarcación.

En ese sentido, se tiene un transporte que evita de manera significativa la emanación de gases de efecto invernadero. Además, se evita una contaminación en tráfico tanto en las carreteras, en ciudades y en las fronteras. Por ejemplo, para transportar las 3.000 toneladas que lleva cada barcaza por la Hidrovía, se necesitaría de 120 camiones. Un dato que se muestra por demás interesante si se tiene en cuenta que el parque automotor es el responsable de la emisión del 60% de gases de efecto invernadero en el mundo.

Bolivia y la hidrovía

La Hidrovía es una alternativa para el transporte de carga del comercio exterior boliviano

Hablamos de una diferencia de 32% menos en relación a rutas por el Pacífico como Iquique donde es necesario realizar transbordos, a lo que suman demoras provocadas por la saturación de los puertos y tiempos amplios de espera de los barcos, entre otros factores que infieren negativamente en el precio del flete. Además de estos temas, también está la incertidumbre que genera el sistema de transporte vía puertos del Pacífico, propenso a interrupciones de diversa índole; por la Hidrovía el exportador o importador boliviano conseguiría mejores tiempos y mayores márgenes de ahorro.